Yo no hago juegos de palabras con la palabra Uber

permanenciaNo ficcióncrónica

Yo no hago juegos de palabras con la palabra Uber

"Yo pienso que tenía razón el chico ese el Einstein cuando dijo que él se negaba a creer que dios jugaba a los dados con el universo."

Eso me dijo un poco antes de pirarse el señor del uber y me quedó dando vueltas de la forma más rara porque espero que se hayan dado cuenta de que soy una odiadora de la gente que anda diciendo frases profundas para impresionar y ya nos explayamos al culiao del Mr. Wonderfull y su sarta de gueás pobremente subidoras de ánimo que dice.

Me subí a su auto po, a su auto desconocido y caliente que me iba a llevar a mi casa esa noche y me subí con un poco de incertidumbre porque qué te puedo conversar señor pelao qué te puedo conversar a tí que dicen de tí que erís educado
Educado qué le decís a un señor educado aparte de que muchas gracias por preocuparse de si el aire caliente estaba bien o si a lo mejor era demasiado caliente

Me subí con incertidumbre no se por qué me dio por investigar las reseñas de su uber como si blablacar, le había mirado hasta la cara y me subí nomás po

Hola! Te pidieron desde Dominga pero yo soy Amaya, encantada
Y de repente me encuentro a un señorito pequeño con la cabeza pelá y unos antiojos que reposaban como si estuvieran fabricados para esa nariz chiquitita y respingada donde abajo podía ver una boca chiquitita pero muuuy prominente muy redonda con el labio de abajo mucho mas grande y salido que el de arriba me pareció tan divertido con su polerón gris y su celular entre las piernas hablando y hablando diciendome cosas y no se por qué decidí que por primera vez en este país me iba a poner a preguntar, como me gusta a mí

Preguntar pero bien preguntao, preguntar cosas bien personales hasta la cosa más personal del centro preguntarle nomás todo lo que se me ocurría y le dije que no era de aquí no, no soy soy de Argentina me dijo llevo diecisiete años en Chile y cómo fue la primera vez que volviste? le dije que cómo fue la primera vez que volvió porque yo también estoy volviendo por primera vez y por un momento quise conversar sobre el tema con él o cualquier tema

Estábamos atravesando la pirámide a las 11 de la noche y hablamos sobre cómo se había dado cuenta de que su hermano estaba triste por primera vez cuando en el funeral de su mamá, mi amigo fue a preguntarle a su hermano si la propina a los sepultureros era suficiente y el hermano movió un poco la mano y se fue

Y también hablamos sobre cómo él tenía la sensación de que su mamá había esperado a que él volviera para morirse. Decía estuve toda la noche en la pieza del hospital con ella estuve toda la noche y entonces bajé a la cafetería y cuando subo ya se había muerto
Decía mi mamá se fue para allá a morirse

Y qué hiciste apenas saliste del hospital? Caminé por todo buenos aires llevaba ocho años sin verlo parecía que me estaba diciendo: bienvenido

Hablamos de tu papá y del abandono la luz roja estaba pintándote tooooooda la cara toda en la oscuridad y yo deseaba
de verdad estaba deseando que nos perdiéramos.
Entre el calor y tu voz latina entre tus cuentos entre la noche yo me sentía un pollito en una incubadora me sentía un estudiante durmiendo en su facultad con todo oscuro menos la estufa de los modelos que es una incubadora.

Cuando me bajé del auto, me agaché y le di las gracias le dije chao me dijo chao y se fue diciendo chao con la mano y entonces pasó esa parte que tenía que pasar en la que yo sujeto escuchador llego a mi casa, y duermo como si hubiera vivido el día más feliz de mi vida.

Hermoso rey del sol
Atravesando los tiempos mozos
Me cuentas sobre los mundos

Carmencita

Carmencita

Carne de la fruta, exiliada política, 20 años