Videos aspiracionales

No ficciónmemoria

Videos aspiracionales

Veo videos de gente y sus rutinas mañaneras. Limpiando sus clósets. Cocinando sus desayunos. Siendo productiva.

Me levanto a las 4 a.m. y por eso hago todo de manera más eficiente. Lo primero que hago en la mañana es tomarme un jugo verde y correr cinco kilómetros. Soy minimalista, y conservo sólo lo necesario. Anoto varias cosas en mi bullet journal que tengo al día y llenos de dibujos bonitos. Limpio mi clóset cada 6 meses.

¿Cómo lo hacen? ¿Qué superpoder tienen? ¿De dónde sacan la voluntad y la disciplina?

Busco en los videos algún secreto, alguna receta para seguirles los pasos. He descubierto algunas cosas en el proceso.


No soy minimalista, y probablemente tampoco lo seré
Me gusta tener más que sólo lo necesario. Me cuesta muchísimo deshacerme de las cosas, porque les asigno significados y tienen para mi un valor sentimental. Un objeto no es un objeto.

Me ayudó mucho leer el libro de Marie Kondo, “La magia del orden”, para librarme de varios objetos. Pero es difícil callar esa parte de mi que piensa que cualquier pertenencia va a ser útil en algún momento.

Levantarme temprano no es mi fuerte
A menudo me acuesto tarde, sea por el insomnio, o porque me gusta trabajar de noche. Levantarme temprano para ser “más productiva”, probablemente sea algo que no logre hacer. Pararme de la cama es lo que más me cuesta, y veo sorprendida los videos en los que la gente parece hacerlo de maneras tan sencillas. Más asombroso me parece cuando se levantan a horas como las 4 de la mañana. ¿En qué momento se les ocurrió hacer eso consigo mismos? ¿Y cómo lo logran? Aunque repitan sus técnicas varias veces, no sé si los terminaré de entender algún día.

No soy la mejor ahorradora
El dinero no pasa mucho rato en mis manos y es porque tengo situaciones no superadas en cuanto a ese tema. Cada vez que lo obtengo, no me importa mucho gastarlo en el momento. El dinero que crecí “invirtiendo” (la típica cuenta de banco en la que metía lo que me regalaban de navidad, o el del ratón Pérez), representó una suma insignificante cuando crecí, porque se devaluó. En lugar de aprender de las ventajas de ahorrar, me quedé con la idea de que es algo muy temporal como para andar guardando para un evento que quizá nunca llegue. Sé que es una perspectiva terrible, pero me cuesta ser razonable al respecto, y uso eso de excusa para justificar mis compras tontas.


Dicho todo esto, me sigue encantando ver estos videos, y algunas de las cosas las logro aplicar (o las aprendo en teoría). De resto, soy como la persona que pide comida de afuera pero que ve puros tutoriales de cómo cocinar. Tal vez sea extraño, pero me alegra ver que a alguien le funcionan esas cosas.