Vamos a vivir en Normandía

No ficciónmemoriaaudio

Vamos a vivir en Normandía

Tantas promesas que se quedaron en nuestras miradas, en esas noches frías, vulnerables ante la locura del tiempo.

Nuestro tiempo, ese que nunca avanzó...

Hay algo que siempre me hace regresar a ti, a eso que creía conocer tan bien y que ahora desconozco.

Abrí los ojos y no pude distinguir entre los dos, era como si tu piel fuera la mía, solo se escuchaban los gritos del mar y fue ahí cuando desapareciste, me quedé tendida en eso que llamábamos futuro, las rocas seguían húmedas, la arena estaba completamente pálida y yo, estaba sola, flotando en esas promesas, desnuda ante la única verdad, la verdad de que ya no nos quedaba más tiempo juntos.

-¿Hay algo más que pueda hacer?

-Vamos a vivir en Normandía algún día, te lo prometo.

Me quedé callada, congelada.

Palabras que se quedaron volando

Así estuve contigo, sin tener nada prometido hasta que se hizo asfixiante, no corrí el riesgo a quererte más de lo que podía, preferí rechazarlo.

Te dije que el amor no existía, cuando realmente tenía más que consciente que era lo único que buscaba y que siempre será lo único que necesitaré.