If you wait long enough, pain goes away

memoriaNo ficción

If you wait long enough, pain goes away

El verano carga dentro de sí una capacidad para sentenciar destinos. Los veranos nos unen o nos separan; nunca dejan nada como estaba.
Cuando te das cuenta, se acerca el último día, pero nunca pensaste que fuera el último día del fin. Puedes ver cómo se mueven las manecillas del reloj de una manera tortuosa, cada vez acercándose más y más a ese punto que es sinónimo de libertad, pero ésta libertad es una que engaña. Es el último día, tenemos que hacer de él lo más que se pueda, aprovecharlo.
Quizá y siempre estuvieron separados y el piso estaba tornándose cada vez menos sólido, una lluvia inesperada que se tornó en tormenta inundó todo sin dar espacio a que pudieran saber qué hacer para evitar la tempestad.
Posiblemente la incapacidad de poder pensar en pares está en que en realidad todo se encontraba en un universo de conceptos imaginarios completamente intangibles.
Después de pasar días sintiendo el calor incandescente sobre tu piel, empiezas a notar que te transformas en una armadura de bronce, dejas ir aquello incomprensible, te acostumbras y aceptas las respuestas vagas como finales en vez de aferrarte a una sombra.
El mar lo cura todo.

Diana Valero Parra

Diana Valero Parra

INTJ. Mexicana. Diana.