Un solo lado del cubo.

construirNo ficciónmemoria

Un solo lado del cubo.

De pequeña intenté resolver el cubo rubik alguna vez. Esto lo hice sola, sin instrucciones y sin idea de cómo hacerlo. Nunca lo completé (escribir eso me hace querer comprar un cubo rubik ahora y completarlo) (también se ve divertido de hacer) (estoy consciente de mi mal uso de paréntesis, lo siento). Me pasaba que cuando lograba resolver un lado completo del cubo, estaba tan feliz y orgullosa al respecto, que no me atrevía a moverlo más. Si lo hacía era sólo unos cuantos pasos lo suficientemente simples para poder regresar y mantener mi preciado lado entero. Con ese lado yo estaba satisfecha. Tal vez soy muy fácil de complacer. Creo que me hacía feliz porque me creía incapaz de descubrir el misterio de cómo se hacía el resto; parecía imposible. Vale la pena aclarar que yo nunca había visto a nadie resolver el cubo con éxito. Más adelante se pondría de moda (es como el sudoku, tiene sus épocas de obsesión) y vería no solo a múltiples de mis compañeros completar el cubo, sino hacerlo en períodos de tiempo que nunca habría imaginado. Pero yo iba feliz con mi lado completo.

Para conseguir más lados, era necesario deshacer el que ya tenía. A veces pasa igual con asuntos más serios. Para construir algo grande, muchas veces es necesario deconstruir antes. La mayoría de las historias de gente a la que admiro, gente exitosa, tratan acerca de cómo la persona logró deconstruir para conseguir lo que quería. Bueno, es una manera de decirlo. Gente que se salió de su zona de confort y estuvo dispuesta a sacrificar algunas cosas o a enfrentarse a situaciones que dan miedo para conseguir sus objetivos. Esta gente logró irse más allá de la seguridad de tener un lado completo del cubo. ¿Pero cómo?

A veces temo quedarme en el espacio seguro. No atreverme, arriesgarme, moverme. Le tengo miedo a la parálisis. A cada rato me da la sensación de que el tiempo se está yendo sin mi, y que no voy a poder alcanzarlo.

Lo bueno es que conozco varias personas que me inspiran e impulsan contínuamente a seguir. Me gusta pensar también que la gente a la que admiro es humana como yo, y puedo lograr cosas tan increíbles como ellos. Sé que aún me falta mucho por construir y aún más por deconstruir para seguir construyendo. Tal vez todos estén haciendo más o menos eso.

Ve y deconstruye tu zona de confort: no sabes lo que hay más allá y bien podrían ser esos seis lados del cubo resueltos.

LAS PALTAS no se hace responsable de las decisiones poco razonables que tome a partir de la lectura de este post.