Te brota un hijo nuevo en el ombligo (parte I)

brotarNo ficciónmemoria

Te brota un hijo nuevo en el ombligo (parte I)

Después de terminar con Paulita, la vida se veía enorme. Todo de pronto era superposible. y estaba ahí a mi alcance, como si hubiera una libertad fresca como una canción del Bejo abriéndome 50 brazos y diciéndome "Ven Amaya entrégate al poliamor."

Qué graciosa lo culiá que es la vida que justo cuando lo que andabai buscando ya no lo querís. ¿Cómo lo voy a querer? Estoy tirá en la cama llorando como un colchón rajado pensando en todo lo que extraño a la Paulita con la que sobrevivimos tantas tempestades y campos de alubias. Y ahí estoy de nuevo levantándome temprano para ir a la facul convertida en un triste intento de alegría tratando de ponerme ropa un poco más colorida como verde con morado y quien mierda dijo que eso funcionaba para la pena cuando los casi complementarios no pueden esconder tu cara de cereza inflada de agua cochina. ¿Quién chucha puede pretender que no está pal reverendo diosísimo pico durante más de 20 minutos? No, no se puede porque después de eso 20 minutos aparece algo tan tonto como el pelao de Delafé cantando frases como " el sol en tu cara" y de inmediato la cara de la Paulita llena de rayos de sol y venga otra vez a llorar a ríos los dos platos de lentejas que te recalentaste tu sola porque esa noche estabas peleada con tu papá y no comieron juntos comiste sola en el frío de tu cuerpo (porque era verano y fuera hacía calor pero justo esa mañana de verde con morado el día se puso horrible igual que tu ánimo).

¿Hay sol después de esto? Bueno no se si sol pero una vez escuché sobre los laberintos de Constant que decía que el humano ha sido creado para ir del extremo A al extremo B y por tanto todas sus metas las dirige en una vía unidireccional y en virtud de la cual basa todo su comportamiento vital en la constante y decisiva subida de una escalera.

abajo=inicio
arriba=meta

y que da lo mismo (dice nuestro amigo Constant) cuánto progrese el mundo y cambien las modas porque en el fondo siempre se tratará de alcanzar una meta y también sobre cómo propone un nuevo método de atravesar la vida en el que no hay A ni B sino laberinto infinito de perdición por supuesto no-acogedor y no-protector y sí-racional y quizás i-racional en el cual humano está 24/7 completamente perdido.

Claro dice Constant esto no es para todo el mundo. Para que el mundo se convierta en los mundos de Constant tiene que haber un gran apocalipsis en el que mueran todos menos unos pocos.

¿Hay sol después de esto? No se, pero después de terminar contigo solo hay Constant.

Bailar en Constant
Dormir en Constant
Escribir en Constant
Doler en Constant.

Cuando el dolor aminoró, me puse a buscar eso que había dejado parado. Me puse promiscua, pero también muy atenta. Me puse a conversarme antes y después de setir los brazos de otros y otras. Investigué sobre feminismo sobre autoamor sobre poliamor sobre sé sincera. Sé sincera! Y acá empieza mi teoría.

Carmencita

Carmencita

Carne de la fruta, exiliada política, 20 años