Colaboración: ser "llamativo"

ColaboracionesNo ficcióncrítica

Colaboración: ser "llamativo"

Escrito por A.G.

Andi, sin ánimos de discutir. No espero una respuesta de tu parte. Dos cosas:

Primero, más allá si se puede ser gay “para llamar la atención” o no, te invito a leer una infinidad de artículos que puedes encontrar en internet sobre porqué la homosexualidad no es una opción, ni menos una enorme reducción como la que haces analogándola a una “etapa sociológica”. No perderé el tiempo dando argumentos porque creo que en internet hay hartos, tanto de la sociología como biología. Tan solo me pregunto si el día de mañana me escribirás diciendo “¿Ya superaste tu etapa homosexual?”.

Segundo, sobre “que el mundo de la homosexualidad se presenta como algo tan llamativo”. Eso me dolió. Y no me dolió tan solo mi, sino que a cualquier gay que puede estar leyendo esto, yo creo que también le dolió a las 49 familias de las víctimas fatales que tuvo el atentado homofóbico en Orlando, al igual que a los cientos de chilenos que se conmueven con lo ocurrido con Zamudio. No creo que sea “tan llamativo” que día a día nos estén matando, para mi no es “llamativo” saber que no puedo darle la mano a la persona que amo en un parque porque lo más probable es que se acerque alguien a decirme maricón, y para qué hablar de besos. Definitivamente no es “llamativo” no poder salir seguro a la calle. Ni tampoco poder vestirte con la ropa que quieres, no saber cuán ajustados usar los pantalones, tener que cuidar tu forma de hablar, tus gestos, por temor que otro te pueda juzgar. Para ninguna persona es “llamativo” tener que fingir durante años ser alguien que no es. Ni menos “llamativo” se vuelve tener los cojones para quitarte esa máscara, con lágrimas en los ojos y la garganta apretada, tener que contarle a tus viejos inseguro de su aceptación o rechazo. Para mi no fue llamativo que ellos me quisieran sanar –y eso que tuve suerte-. No es “llamativo” escuchar a mi abuelo homofóbico. Ni tampoco es “llamativo” tener temor e incluso vergüenza de la actitud de mis amigos cada vez que el tema se acerca. En fin, no fue “llamativo” soportar mis últimos años de colegio con las desagradables bromas de mis compañeros de curso.

Te envidio, Andrea, ¿sabes por qué? Porque tu vida es mucho más llamativa que la mía.

Imagen de demoninclour en Tumblr.