Me encanta hacer resoluciones de año nuevo

brotarNo ficciónmemoria

Me encanta hacer resoluciones de año nuevo

Dos mil diecisiete me ha parecido que pasa muy rápido, aunque sea una ilusión. Todos los años y el tiempo pasan igual de rápido supuestamente. Y se supone también que la tierra es redonda. Eso era un chiste, sí creo que la tierra es redonda.

No me acuerdo quién me dijo alguna vez que cada vez que uno crecía más, los años parecían pasar más rápido. Da un poco miedo la idea y he decidido no creerla. Por suerte, he escrito más o menos a lo largo del año y puedo regresar a las cosas y eventos que he registrado. Sería una tradición interesante leer todos los cuadernos del año al final. Me gustan crear nuevas tradiciones. ¿Eso es un oxímoron?

A veces me dan ganas de mostrar mis cuadernos en internet, pero luego me incomoda la idea. Pasa que son cosas demasiado frescas, o heridas muy abiertas. Otras veces sí mando algunos dibujitos o cosas por el estilo. Un cuaderno divertido que sí me he atrevido a compartir (partes) es mi diario que comienza en el 2008. Creo que uno de sus mayores tesoros, es la lista de resoluciones de año nuevo, la cual incluye "acostumbrarme a los sostenes."

Me encantan las listas sin sentido, y las hago aunque no las vaya a cumplir. Creo que las listas me dan una ilusión de la productividad que no tengo. Cada año trato de hacer las resoluciones, pero casi no las no veo hasta Diciembre. Cris del 2016 fue más realista con su lista que Cris del 2008, excepto por la parte de "hacer ejercicio todas las semanas". Es divertido ver cómo van cambiando las resoluciones a lo largo del tiempo y la diferencia de los deseos de cada quien.

Ver lo que he hecho a lo largo del año me da la posibilidad de ser más puntual acerca de lo que quiero cambiar y de sentirme aún más agradecida por todo lo que tengo. Me gusta que aunque a veces el tiempo se siente como un tren que va muy rápido y que en ocasiones no me quiere llevar (o da la sensación de que me lleva arrastrando), igual voy dejando un rastro en mi camino. Pienso que de algún modo he impactado en la vida de mis amigas como ellas lo han hecho en la mia. Sé que estoy haciendo lo mejor que puedo y que tengo mucho por delante. Los fines de año me emocionan.

He dicho esto incontables veces, y probablemente suene materialista por algunos aspectos que puede implicar, pero recomiendo ampliamente registrar. Es de mis cosas favoritas. Escribe, toma fotos y videos, empieza una colección, cuida una planta. Crea algo y mantenlo. Es muy valioso ver a algo crecer, poder regresar y saber que estuviste ahí. Esto sirve para que cuando todo se sienta abrumador, puedas abrir tu caja de recuerdos y revivirlo.

Nunca es muy tarde para preguntarte cómo te ha ido a lo largo de este año y qué quieres cambiar. Si no sabes qué es lo que no te gusta ¿cómo avanzas?

Estoy agradecida de todo lo aprendido en 2017 y espero aprender mucho más (y leer todo lo que quiero leer aunque jamás vaya a pasar) en el 2018. SÉ QUE NO ES AÑO NUEVO AÚN PERO ME EMOCIONO. Feliz diciembre.