Colaboración: las líneas entre lo posible e imposible

ColaboracionesposibilidadNo ficciónmemoria

Colaboración: las líneas entre lo posible e imposible

No quiero escribir un texto inspirador pero tampoco espero pecar de escéptica o, intentando ser realista, caer en ese pesimismo disfrazado. Lo único que quiero expresar es lo mismo que dice el título "Intenta lo imposible".

¿Qué conlleva esto? Bueno, principalmente reconocerse que la expresión de "nada es imposible" es una completa falacia. Hay un millón de eventos que sobrepasan nuestras posibilidades individuales.

Luego es útil darse cuenta que la mayoría de las tareas/acciones probadas como irrealizables, por lo menos en mi caso, son reconocidos luego de que lo intentaste todo. Mi madre, cuando me siento sobrepasada y/o frustrada me dice que "se hace lo que se puede con lo que se tiene". Y quiero tener más. Soy vanidosa. Quiero poder más. Soy exigente.

Este año me metí por mi cuenta para hacer trabajo social. Tengo que repetirme a menudo que no tengo superpoderes. Jamás podré ayudar a los viejitos del geriátrico, sanarlos o revertir sus arrepentimientos. No puedo ponerme completamente en los zapatos de alguien maltratado no corregir errores garrafales cometidos por otros (aún si son mis amigos). ¿Entonces por qué hacer lo imposible? ¿Por qué someterse a una terapia de shock que en principio es absurda?

En mi caso respondería que dentro de lo imposible descubro lo posible. Por lo menos para mí se volvieron dos conceptos opuestos que no se separan. Cada vez que hago algo imposible existe una bifurcación que me recuerda que soy humana y que eso está bien.

Guadalupe Lareo

Imagen de @hummusexual