¿Por qué es tan importante escribir?

identidadNo ficciónmemoria

¿Por qué es tan importante escribir?

A raíz de mi inclusión reciente en Las Paltas surgió este tema, y sobre todo su pregunta con razón de mi estrés por volver a escribir y lograr algo decente para que ustedes leyeran. ¿Y por qué es tan importante para mí? Porque creo que escribir, no solo aquí, sino todos los días, cada vez que puedas, aunque sea un par de frases para ti mismo, hace que formes un pensamiento diferente; o más bien, una forma de pensar diferente.

Cuando hablo de escribir, no me refiero a la simple acción de juntar un par de letras en WhatsApp y presionar enviar. Tampoco me refiero al conocimiento de la puntuación correcta y la buena ortografía. Me refiero a una estructura mental, a una forma de ver las cosas.

El cerebro es un músculo, y eso se demuestra en casi todo lo que hacemos cotidianamente. Esto va desde algo tan simple como aprender guitarra, en que en tu primer día serás incapaz de coordinar tu mano izquierda con la derecha hasta que al fin logres no solo combinar ambas con posiciones complicadas, sino también cantar y hasta coordinarte con otras personas e instrumentos. Esto es muy simple, el cerebro aprende por medio de la insistencia, hasta que de pronto llegas al “logro desbloqueado”. Pero así como es un músculo, hay que ser constante y mantener ese conocimiento y práctica. Si dejas de tocar 3 años, quizás recuerdes las posturas y la forma de mover tus manos, pero te tomará un rato recuperar lo aprendido.
Bueno, con la escritura es lo mismo, y más.

Antes de entrar a la universidad escribía todos los días de distintos temas y mi cabeza se articulaba a partir de la escritura, casi imaginándome frases exactas en mi cabeza, como si todo lo que pensara pudiera ordenarlo en un párrafo legible y lúdico.

Una vez que entré a la universidad se volvió más complicado, y no solo por tiempo, si no también por la carrera que había elegido. La arquitectura, y sobre todo su metodología actual de enseñanza, consiste en la abstracción. Desde hacer un croquis hasta una maqueta y un proyecto con todas sus complejidades, se trabaja a partir de la abstracción. En mi resistencia por mi amor por la escritura ponía grandes textos explicativos de mi proyecto, y siempre terminaban tachados. Era necesario un punteo, una frase sencilla que apoyara a un esquema (dibujo) para entender mi proyecto, y nunca al revés. Así fue como, poco a poco, fui alejándome de la escritura y entrando en la abstracción.

Esto me empezó a sorprender cuando comencé a leer de arquitectura. Cada arquitecto que encontraba, por muy reconocido que fuese, incluso cuando sus ideas y planteamientos eran impecables, tenía una deficiencia horrible en la sintaxis. Términos absurdamente complicados, una sobreexplicación, inútiles descripciones, desorden y casi siempre acudir al ejemplo para hacerte entender su idea evitando tener que formularla en una frase. Tristemente, sus excepciones son puntuales. Las veces que me sorprendí leyendo un texto comprensible y agradable de leer fue de un periodista o filósofo, historiador o incluso matemático que hablaba de arquitectura. ¿Cómo podemos estar tan alejados del lenguaje? Me atrevo a decir que esta deformación lingüística es efecto de la abstracción.

Y es que no es malo tampoco. No se trata de que la formación de la arquitectura sea mala, y la verdad creo que esto pasa en muchas más disciplinas. El tema es que fracasamos en una forma de estructurar la cabeza.

Inevitablemente, cuando estudias una carrera como arquitectura, tu mundo y tus ojos cambian. Todo, absolutamente todo, lo piensas desde la abstracción, y gracias a eso logras integrar y crear. Exactamente lo mismo pasa con escribir: es una herramienta que mientras más la entrenas, más da forma a tu manera de pensar.

Extraño escribir, y por desgracia pasar casi tres años sin entrenar mis músculos lectores ha atrofiado algo que antes hacía con tanto amor. La escritura fue por mucho tiempo mi motor emocional, así como mi mejor forma de comunicarme. Gracias a esto puedo hacerme entender bien por medio de la escritura y logro comunicar de mejor manera mis experiencias para hablar con personas importantes a la distancia. Gracias a escribir creo que he tenido grandes ventajas en mi carrera, pero sé que esas ventajas las he ido perdiendo, y siento la falta que me hace comunicarme de la misma manera.

Es por esto que este medio será mi nuevo motor, para darles a ustedes alguna cosa que leer de camino a su casa en la micro, y quizás motivarlos a ustedes a escribir.

La foto pertenece a la película Short Term 12.

Sofía Montealegre B

Sofía Montealegre B

Estudio, respiro y hasta duermo arquitectura, no me da el tiempo para más.

Chile