Perros viejos con dedos gruesos me recuerdan a tu cara (parte tres)

vulnerabilidadNo ficciónmemoria

Perros viejos con dedos gruesos me recuerdan a tu cara (parte tres)

Bendito el día en que me puse a escribir ésto.
Llevo años con el fuego guardado. Aparecís en mi vida y de nuevo me acuerdo de las cosas, y lo paso mal y lo paso mal.

La primera parte la escribí con mi cuerpo a reventar. Quería puro vomitarte cosas, quería contar toda la historia y cómo fue y cómo me siento. Quería
mandarte a la chucha
quería
sacarte la chucha
verte por la calle y tirarte algo a la cabeza. No sé qué cosa, algo bien pesado.

Pero la segunda parte la escribí un poco por obligación. Ya no estaba tan enfurecida, de hecho tuve que hacer el esfuerzo de buscar dónde era que había guardado tu carta y me di cuenta, de que te tuve en un pedestal
Pero ahora sí po, porque uno puede decir mil veces que tiene a alguien en un pedestal y no bajarlo de ahí igual. Si no querís bajar a ese alguien no lo bajai nomás. Le dai frutas, le cantai canciones, le gritai cosas
Y ahí se queda
Siendo para tí un genio

Gracias Carmencita del pasado que se te ocurrió hacer ésto. No quiero escribir más gueás de tí.
Con esta parte cierro tu historia; te voy a decir todas las cosas que no te dije porque ya se
que no voy a tener oportunidad de decírtelas
Y por primera vez ya no espero desesperadamente ese momento en el que vengas a decirme algo y yo te pueda mandar a la mierda

Entonces continúo
(Y termino)

La segunda vez que apareciste me tomó por sorpresa. Cuántas veces no me imaginé que pasaba justo por Villalba una de las casi nulas veces que paso y por ahí y justo te veía
Qué te voy a ver si te fuiste del país
Pero igual me lo imaginaba
Igual cuando todo esto estaba en caliente y yo pasaba más por Villalba te ví
Pero te ví a dos centímetros te ví de que saludabas a todo el grupo menos a mí
Y yo pensaba qué te pasa
Y me enojaba harto contigo

No pero estas veces ya después de tres o cuatro años me lo imaginaba nomás
Igual con más calma porque sabía que podía caminar tranquila porque tu andabai bien lejos.
Ese día me fui a la casa de Alba a conocer a una de sus muchas pololas; esta vez tocaba la Cris.
Y estuvimos con Alba y la Cris haciendo una casa dentro de una caja de cartón que nos quedó bien bonita le pusimos una tele que subía y bajaba con un sistema de poleas, y una escalera y una alfombra y unas ventanas bien grandes y unas calaveras de colores colgadas así para darle ambiente y una cama con almohadas.
Y comimos rico creo que era pizza yo ese día iba con el pelo suelto y me sentía distinta porque siempre ando con el pelo tomado.

Estaba bien feliz porque habíamos comido y estaba con Alba y con la Cris haciendo manualidades.
Me fui contenta a la parada de tren. Alba y la Cris me fueron a dejar y andábamos hablando de nosequé cabra que se andaba jotiando a la Cris.
Nos estábamos riendo harto, o quizás no porque la Cris poco se reía. Estaba tan enamorada de Alba que no podía disfrutarla porque pensaba que Alba se iba a enamorar de alguien más.
Poco después dejaron su relación, pero la Cris siguió enamorada hasta un tiempo después.

Pero ese día la Cris y Alba estaban bien juntas y nos sentamos a esperar el tren.
Y en esto que andábamos conversando veo que viene la Amanda a lo lejos, y me puse bien contenta
AMANDAAAAAAAA le dije y la fui a abrazar
Y cuando la abrazo veo que viene contigo
Buena
Ahí estabai
Tú lejos y lejos y yo jurando de guata que no ibas a volver ni pa navidad
Pero ahí estabai, con tus mismos antiojos tu mismo pelo mismos tatuajes misma expresión mismos dos metros mismo pecho gigante de oso mismas manos con los nudillos bien rojos y cuarteados, otra vez en España otra vez en Villalba y justo en la parada del tren culiao.
Y yo jurando que ya se me había pasado la weá contigo me quedé bien de piedra. me había imaginado mil veces cómo sería verte después de todo y se me habían ocurrido chorrocientas frases cool para decirte y a veces también ensayaba mis actitudes pero ya sabís, podís buscar todos los días a alguien en el metro y va a dar lo mismo porque te lo vas a encontrar justo en el momento en el que no estés pensando en encontrarlo.
(¿Y si lo pienso todo el tiempo?) Si querís encontrarlo mejor no lo pensís tanto, porque menos veces lo vas a ver
Ya sabís esto es pura espiritualidad barata de chamán de tres euros pero mira si funciona
y funciona.
La Amanda se puso a conversar con la Alba y tú y yo nos quedamos callados.
Yo me puse a mirar a la Amanda y tú te pusiste a mirar el celular como si fuera acá los apuntes del examen cinco minutos antes de entrar. Obviamente apartaste a muerte los ojos de mi cara como si mirarme fuera acá partir tu cara en dos o qué se yo. Por un momento deseé que fuera tan importante para tí que tuvieras que mirar para otro lado.

No se cuanto tiempo fue que estuvieron éstas conversando pero yo sentí que se me iba a quemar la garganta. De rabia de pena de llanto de haber comido 40 kg de carne y querer vomitar de no haber comido nada y querer vomitar, de ganas de sacarte la chucha como bien lo había pensado, de todo
Pero igual no hice nada. Cuando se fueron te dije chao con una mirada fulminante
Maleducado
Ni saludai ni te despedís

La Alba y la Cris no cacharon mucho lo que pasó y cuando llegó el tren me dieron unos besos se despidieron y se fueron nomás
Y ahí me metí yo al tren y me puse a llorar como si fuera acá la Bridget Jones porque cundo lloro me pongo bien fea y bien grotesca no esperís que esto fuera como las fotos tumblr de los trenes con las cabras con gorrito de lana y pelo largo a las que nunca se les ve la cara y está siempre nublado
Hacía frío
Pero era de noche no tenía un gorrito aweonao de lana ni estaba linda llorando en silencio (recordemos que ya no soy una niña pigmeo) Ahí estaba yo mandándote a la chucha en mi cabeza pensaba
Por la chucha
Por la chucha
Devuélvete a tu país estábamos todos tranquilos

Igual después se me pasó.

No supe más de tí. Alguna vez entré a un directo de tu polola a alabar a Salvador Sobral y estabai tú y alguien se puso a comentar que qué tensión que qué tensión.
Pero nada más.

Cuando te fuiste con tanta agresividad con tanta mierda a tu alrededor, no paré de escribirte cosas.
Me llevé al colegio un cuaderno que me regaló la Iris la profesora de latín y griego y me puse a puro escribir cosas para tí, para tí que ahora te sentabas un asiento más adelante y a veces me mirabas de reojo y para mí era solo tener tensión y tener tensión cuando me mirabas de reojo.
Y te escribía que te echaba de menos, que te estaba mirando la nuca y que desde acá podía ver las declinaciones en griego que teníai anotadas en la chaqueta. Que te estaba vendo copiar brígido en el examen y me reía no más. Me vulneraste hasta tal punto que olvidé mi dignidad aunque por fuera ni te mirara, y dejé que me hundiera no tenerte cerca más.

Escribía que eras una persona muy muy especial. Pero no especial de estos weones cursis que se pierden por Madrid y se dan besos asquerosos llenos de baba a la luz del farol y después se dicen alguna frase de mierda como "prométeme que nos volveremos a perder por Madrid", y la cabra se quedaba pensando en cómo volver a encontrar al xico misterioso que le robó el cora y todas esas gueás

Tú eras mucho mas especial que esa mierda. Si no lo he conseguido explicar en estas tres partes es porque ha pasado mucho tiempo y ya no se me ocurre muy bien cómo describir lo curiosa que es tu cabeza
Es como un hoyo sin fondo cabro entrar en ese lugar era como meterte en tu libro favorito como ver Donnie Darko y quedar aturdido entrar en tu cabeza era como pensar que el mundo era la gueá más básica que hay.
Conversar contigo era como darse cuenta de que todo lo que yo conocía y toda mi creatividad eran cuatro fichas en una bolsa de 100. Tus canciones las escucho todavía.
Todavía eris especial
Lo sé porque te ví
La gente no cambia tanto, aunque te hayas vuelto menos brígido o menos antisocial tu cabeza está ahí todavía.

Lo que pasa es que ya no pienso que el mundo no tiene sentido porque es inferior a tu cabeza
Ni pienso que necesito volver a estar cerca de alguien como tú.
Me alegro de no estar cerca de alguien como tú.
Venir a este país meterme a Bellas Artes conocer a la Paula y su mundo me hizo darme cuenta de que el mundo es precioso e interesante más que una película de Donnie Darko y de que la gente enferma no es el Joker ni el cabro del Club de la lucha.

Cuando iba a Villalba y me imaginaba que te veía, quería decirte que me hiciste muy infeliz me hiciste pensar que yo nunca iba a llegar a ser como tú, que me acordaba de tu chaqueta de jeans con las declinaciones que a veces me iba a tirar a la cancha de tenis a acordarme de tí que cuando alguno de los cabros del instituto hablaba de tí y de cómo andabas ahora que todos crecimos
me dolía mucho
Me daba lo mismo la información nueva solo era por acordarme de que aún estabas vivo aunque fuera en otro lado
Te quería decir que cómo podís ser tan conchetumadre de hacerme esa mierda después de todas las cosas que compartimos juntos. Después de contarnos tantos secretos de acompañarnos a todos lados de comer pura comida basura de cocinar imaginariamente de soportar la lluvia. Que pensaba que habíamos ahondado en la amistad y me mandaste a la chucha ÉRAMOS AMIGOS WEON ÉRAMOS AMIGOS. Confié en ti te di toda mi atención como si fueras el Salvador Sobral te traté bien decidí de que tuvieras al menos una persona en este mundo que te tratara con cariño y con suavidad confié en ti como si fueras mi mejor amigo y puede parecer ésto una canción de Ricardo Arjona me importa un pico es el mes de la vulnerabilidad en las paltas y tú eres la única persona en mi vida a la que le he tenido rencor
Pero rencor del de verdad me vulneraste tanto me hiciste tanto daño con tu remolino que me costó hasta hoy recomponerme.

Hace unos meses anduve impartiendo un taller de escritura creativa en nuestro colegio y una vez que llegaba temprano me metí a lo del tenis que quedaba justo al frente del colegio y me tiré encima de la mesa de piedra a acordarme de las cosas que conversábamos creyéndonos el Freud.
Hoydía que fui a grabar un disco con el Wences me hicieron gritar a todo pulmón "Si me hubieras querido"
Pensé en tí
Me salió fuerte.

Después de todo el daño después de tener que releer todas las cartas todos tus dibujos en mi cuaderno de latín los tecstos que te escribí y me dejé guardados en el cuaderno que me regaló la Iris, digo que llueve suave llueve muy suave afuera de mi casa y tú erís una gota de las que están lloviendo te pegaste a mi ventana pero igual te fuiste y yo me fui a tomar un jugo porque hacía calor y después me comí una sandía que me dio Nadia y me empecé a fijar en que ya no me hacía más daño escribir sobre tí porque con esta cuestión que escribo hoydía en laspaltas te dejo irte nomás de mi cabeza andate nomás y me da lo mismo si te veo o si no te veo más porque ya no espero que yo deje de estar acá y tú allá. Ya no voy a echarte crema en los nudillos
Ni preguntarte por tu papá
Ni te hablaré suave
Ni te defenderé de las repelentes de turno que no entiendan lo que quieres decir, porque nunca lo entienden sólo entienden de k-pop
Ni pensaré en tí y en haberte dado mis audífonos
Aunque mis cuadernos del instituto estén llenos de dibujos tuyos
Ni siquiera espero ser tu amiga en un futuro porque se que aunque no seas mala persona, eres egoísta, y ser egoísta vulnera a las personas nos hace llorar mucho rato y nos hace ponernos canciones mamonas de The Macabees como la de Toothpaste Kises soñando que algún día vas a volver tendrá cura nuestra herida todo va a ser pulento nos vas a pedir perdón llorando con esos antiojos preciosos que tienes y vamos a hacer proyectos juntos y la weá y la weá

No quiero hacer proyectos contigo no quiero que vengai a conversarme ya, no espero las paces pero igual ando contenta. Erís como el sireno que me gustaba cuando era chica y yo lloraba y lloraba porque no me quería pero después entendí
Que él iba a ser militar
Y yo iba a ser una cabra que vuelve a Chile en 17 días y tiene muchas cosas que esperar.

Cuando éramos amigos te leí un poema de tu blog que decía en una parte "Que no te escapes, apresurada. Quédate en mi pecho, quédate atrapada." Y yo quería que me lo hubieras escrito a mí.

Ahora sí vuelvo a escribir cosas cagándome en dios como bien me gusta hacer. Vuelvo y no muere nadie en Japón al volver porque así de culiá es la vida. Te quita las cosas y luego no se las da a alguien más. Hoy mismo dejé encima de la mesa uno de los últimos papeles y no quise abrir más. Sabís cuando te ponís a rasguñar cosas que se acabaron hace rato?
Bueno eso
Que Mayo soplaba fuerte
Y qué fuerte
Impresio nan temen te.

(la foto la encontré por el internet. No es mía pero creo que es muy bonita y por eso la puse)

Carmencita

Carmencita

Carne de la fruta, exiliada política, 20 años