Perros viejos con dedos gruesos me recuerdan a tu cara (parte dos)

vulnerabilidadNo ficciónmemoria

Perros viejos con dedos gruesos me recuerdan a tu cara (parte dos)

La respuesta estaba en un papel bien arrugado porque tu eras así. Arrugabas las cosas las tratabas mal daba lo mismo, tampoco parecía feo.
La respuesta estaba en un papel bien arrugado con una letra poco legible bien caótica
como tú.
La respuesta decía esto:
"YA NO SE NI QUE decirte, ni me fué facil volver a
hablarte, después de que pensases eso de mi, no me será
facil decirte por qué pasó, ni lo que me pasó,
ni como me sentía en ese momento. Simplemente
no es tan facil, porque hay cosas que...
¿se puede explicar en un papel? yo que se, si
fuese tan facil como decir palabras o dar una explica
ción ya lo habría hecho, Pero como no lo es
te tendría que pedir que me escuchases una vez
más para explicártelo; Pero no creo que quieras
o quizá no me lo merezco. Pero el problema
básicamente fui yo, que no tuve valor y no supe
ser sincero. Pero no es facil."

Ahí está tu respuesta.
Leerla ahora me recuerda lo fuerte que me estaba latiendo el corazón ese día porque estabai al lado y yo te estaba leyendo y todo estaba siendo ahí.
Te perdoné altiro
Igual ya te había perdonado altiro el día de la biblioteca

Y volvimos a ser amigos nomás. Aunque ahora parecía que por momentos yo te gustaba y por momentos me gustabai tú a mí. Igual no te lo dije, nunca te dije nada
Debió ser lo del miedo de las niñas pigmeo (ser niña pigmeo trae puros problemas)

Volvimos a ser enteros de amigos y a sentarnos juntos y parecía que ahora eramos más amigos que nunca. Y la Iris de latín y griego nos echó de clases mil veces y todo el rato nos íbamos al tenis abandonado y decíamos weás
Nos creíamos Freud pero decíamos weás.

Y un día yo te invité a la feria del libro de Villalba porque iba a salir mi papá a dar uno de sus talleres que yo quería que vinieras para impresionarte y tu viniste
Entonces estaba lloviendo harto nos sentamos a conversar sobre tu monstruosidad. Ahí entendí bien lo que decía en la primera parte sobre ti y tu pasado y casi me atrevería a decir que presente en ese entonces de ser el bruto el que nadie piensa que pueda tener más cabeza que cualquiera
Estaba lloviendo harto y nos fuimos caminando a la parada del bus.
Y me abrazaste cacha, me abrazaste nomás y nunca habíamos tenido ese contacto. Igual te sentí como el típico cabro con chaqueta de fútbol que abraza a la cabra
Y está bien nervioso verdad porque es como la primera vez que se va a desvirgar y va y le da un tímido abrazo. Es como el momento tierno antes de que se convierta en un imbécil y la medio viole en el auto para que cuando termine le compre unas papas fritas y la deje medio en pelota en una gasolinera a lo Tracy Emin en plan chao nena
nena
nena
nena

No pero tu no andabai en ese plan, solo fue un pensamiento porque realmente tu abrazo fue tierno
Y solo fue tierno no hubo ni desvirgamiento ni papas fritas ni gasolinera ni nena ni nada
Bueno sí hubo papas fritas
Hubo papasfritas porque en la parada de bus a la que por cierto me acompañaste porque tu no te teníai que ir en bus, yo te dije que tenía hambre y me cocinaste como cuarenta cosas: una hamburguesa unos jugos de naranja unos panes con arroz una papas fritas un estofado un churrasco unos postres de todo haciendo así con las manos
Las movíai lindo y yo miraba
miraba con hambre porque en verdad todo lo que estabai cocinando era imaginario. Y así pasó harto rato y llovía y llovía y tú cocinabai y cocinabai y el bus llegaba y yo me iba y siempre me imaginé cómo habrá sido para ti volver caminando a tu casa con toda la lluvia
Me pregunté si teníai audífonos
Te debí haber prestado los míos.

Nos volvimos a hacer bien amigos. Anduvimos harto tiempo siendo amigos aunque de repente pareciera que nos gustábamos
Me dio lo mismo
Volvimos a ser amigos y así también dejamos de ser amigos

Un día llegué a la sala a sentarme contigo y según me senté te levantaste y te fuiste a otra mesa. Y después te pusiste a resoplar cada vez que yo decía algo en clases. Un día hablé y tiraste tu mesa lejos y te fuiste de la sala.
Y así todo el rato niña pigmeo no me atreví a preguntarte nada. Te dejé nomás.
Sí yo pensaba que se te iba a pasar pero pasaban las semanas y no se te pasó, y los meses y no se te pasó. Y llegó el verano y después segundo de bachillerato y no se te pasó.

Acá es cuando llegamos al principio y yo habiendo terminado con la Yaiza y mirándote la cabeza en clases y escribiéndote puras gueás solo para desahogarme
Al principio pensé que no entendía muy bien, después pensé culiao, culiao por irte nomás de esa manera. Después te eché harto de menos y te escribí puras gueás. Al final lo asumí.

Pero un día soñé contigo soñé que estabai en la misma casa que yo pero en otra pieza, que era de paja y estabai encerrado como un animal y te subíai por las paredes por la paja por todos los lados y me estabai llamando y yo iba para allá y me abrazabai y me levantabas del suelo

Y ahí llegué yo al día siguiente al colegio llorando harto porque te echaba demenos y le conté a Belén y a Fani lo que me pasaba
Tampoco me pescaron mucho, Fani dijo que justo justo ella se estaba haciendo muy amiga tuya. Fue bien oportuno igual.

Asique te escribí una carta bien tonta y te la dejé en la mochila. La carta hablaba sobre justicia y sobre lo que debo hacer en el sentido de hablarte y mas cuestiones. Estaba tratando de ser un poco antipática andaba dolida tenía vergüenza.

No me contestaste como en tres semanas pero yo sabía que la habíai leído y después de todo ese tiempo me llega un mensaje tuyo
Con un link a wikipedia weon
Un link al fokin wikipedia que hablaba sobre la esquizofrenia la bipolaridad la sociopatía no se qué ya no me acuerdo.
Tu respuesta fue ese link culiao de wikipedia y algo como "tengo esto, fin"

Asique tenía dos opciones. O preguntarte por eso o mandarte a la chucha.
Te mandé a la chucha
Pero como buena niña pigmeo que fui criada mi forma de mandarte a la chucha era una sutil no-respuesta.

Eso fue todo. Tu link culiao de wikipedia te tiro a la cara mi enfermedad y acéptame nomás me da lo mismo cualquier weá tuya. Asique igual asumí. Como te conocía esta vez supe que no ibas a volver y dejé que te fueras nomás.

Entonces me inundó la furia más pandórica de Akenatón IV y te odié. Pero te odié de verdad te odié en ese plan de verte pasar por la calle y en mi cabeza decirte feo culiao enfermo de mierda hijodeputa y todas las weás rebuscadas que se me ocurrieron.
Después ni me acuerdo
No se si en algún momento volvimos a conversar o si no hablamos más.
Te fuiste nomás fuera del país te pusiste a pololiar anduviste haciendo tus fotos todo eso
Yo me quedé acá bien enfurecida y dolida
Me acordé de la cremita de vainilla
De tu polerón gris
De la manzana
De bélgica de los 12 euros
De tus antiojos
De tu pin del oso
De tu chaqueta con las declinaciones
De las papas fritas
De tu link culiao de wikipedia
Me dieron ganas de que volviéramos a ir a la biblioteca a puro reírnos de Rasputín.

Y ahí anduve nomás un par de años, se me pasó, conocí a la Paula la amé se me olvidó que andabai por allá comiéndote un kilo de carne la misma noche.
Y un día vas y apareces
Apareciste dos veces: La primera de forma bien cobarde para decirme por otra persona que queríai hacer conmigo un proyecto artístico

Ahí me enojé bien fuerte. No solo porque ya había dejado de ser niña pigmeo sino también y sobretodo porque me pareciste un cobarde y un culiao
bien culiao
Qué hacís proponiéndome gueás conjuntas después de casi cuatro años como si nada y encima con un intermediario

La segunda la cuento en la tercera parte
(ver tercera parte)

Carmencita

Carmencita

Carne de la fruta, exiliada política, 20 años