El odio de piel a piel

No ficcióncrítica

El odio de piel a piel

Cuando el humano aceptó a su mellizo, pero no a su hermano.

Nos paramos en una época surreal. He pasado los últimos días intentando asimilar los hechos recientes que sacudieron al mundo, y en medio de una sociedad que habla cada vez más sobre aceptación, hay quienes tienen odio de piel a piel.

Brexit y Unión Europea, Trump y Clinton, Boris Johnson y Cameron. Los titulares nos cuentan sobre rivales y nuestra piel se hace de gallina. En Latinoamérica, lo que más nos preocupa es el ascenso de no sólo el economista republicano (que sólo ayer aseveró que no deportará a todos los inmigrantes, porque seamos serios, si fuera así, Estados Unidos perdería 42.4 millones de personas, ¿y qué hace entonces?), sino de lo que significa: más de la mitad del país norteamericano poniéndose en nuestra contra. Millones de personas decidiendo que otras culturas no lo valen. Incluso en su calidad de mixtura de etnias y razas, miles de estadounidenses se piensan puros a sí mismos. ¿Y qué les hace pensar eso?

odio de piel a piel
Imagen propiedad de bendisdonc en Flickr
Vivimos en un mundo globalizado, donde las únicas personas que no califican como migrantes técnicamente son las culturas originarias de cada continente, especialmente en América. Trump es, entonces, otro migrante. Así también con Boris Johnson, líder del lado Leave del Brexit, el referendo reciente del Reino Unido que dejó al mundo en la punta de los pies. El ex-alcalde de Londres nació en Nueva York, y sin embargo basó la campaña en contra de los migrantes. Y así se propaga el odio.

Seguido al resultado del referendo, el odio por otras razas y culturas se fortaleció. Frases como “empaca tus cosas y vuelve a tu país” hacen eco a través del territorio británico. De repente, no se reconocen. “Hacer Gran Bretaña blanca otra vez.” ¿En relación a…? Siempre tuvieron vecinos, colegas y familiares, incluso, de otro color. Aún si no, no vieron su país sin ellos. Los territorios más al norte de Europa sí fueron blancos una vez, pero han pasado siglos desde entonces. ¿De dónde nace este deseo por una raza pura cuando nunca la conocieron? ¿Cuando ni ellos mismos son “puros”? Y qué decir de Estados Unidos.

tumblr<em>o9amvaQ4ja1qb49svo7</em>1280
Twitter @ChristinaMcMc // “Mi mejor amiga es maestra. Aparentemente ya ha tenido dos niños molestando a otros dos niños no-ingleses nacional con ‘Ahora te tendrás que ir a casa’.”
¿Por qué recurrimos al odio en tiempos de crisis? El resultado de la ignorancia. Con lo malo, lo triste, cuando fue suficiente, el humano se voltea a mirar a otro lado. Fingimos no ver, porque en cierto sentido, resulta más fácil extraernos la culpa. Lo distinto aterra y creamos una idea de una amenaza inexistente de perder lo que nos queda. Sólo digo: voltea a ver. No diré que no somos distintos, porque no es cierto. Tenemos diferentes trasfondos culturales y socioeconómicos, y hay quienes nacimos con un privilegio y quienes no. Pero por eso es necesario entendernos. Tenemos lugares comunes, valores parecidos y las mismas emociones.

Quiero decir, con esto, que no caigamos en el reproche. Kurt Vonnegut lo resume:

“Hola bebés. Bienvenidos a la Tierra. Es redonda y mojada y está atestada de gente. Simplemente, bebés, tienen 100 años de vida aquí. Sólo conozco una regla, bebés – carajo, tienes que ser gentil.

Debemos hacer nuestro mejor esfuerzo para dar amor. Vivimos en una época de cambio, donde los tabús se rompen y las puertas se abren. Sólo debemos cruzar el umbral. Depende de nosotros. Sabemos que si algo duele, es el amor; pero si algo hace más daño, es el odio.

Seamos el mejor jugador.

Amanda González Alarcón

Amanda González Alarcón

Chilena paltera, 23 años. Instagram: @amandinalaandina.