Madre

De las sensaciones más aterradoras que he tenido ha sido el pensar en que dejaría de tener un hogar.
Esto lo digo en el sentido más literal y en el más metafórico.
Hace poco más de un año tuve el miedo más grande: perder a mi madre ante esa enfermedad que te paraliza tan solo con su nombre; cáncer de mama.
Ha sido un proceso tremendamente complicado el enfrentarlo. Sí, es algo curable, pero eso no lo volvió menos atemorizante. Ver que a lo largo de este proceso, otras personas no lograban terminar sus tratamientos me dejaba con la piel chinita y los ojos permanentemente llorozos.
No escribo esto con la intención de contarles una historia de algo que a final de cuentas no me corresponde, sino más bien a manera de agradecimiento.
Hace poco, Cris me decía que en momentos en los que sentía que necesitaba encontrar una fuente de inspiración, pensaba en mi mamá y, creo que no podría estar más de acuerdo.
Cuando pienso en mi mamá pienso en completa y absoluta calidez, mi madre es seguridad y también es fuerza, ella es mi hogar.
Gracias por existir, mamá.

No olvides hacerte tu chequeo, autoexplórate porque puede salvarte la vida.
Si quieres más información puedes investigar aquí.

La imagen original pertenece a pinkharold.

Diana Valero Parra

Diana Valero Parra

INTJ. Mexicana. Diana.