Me quedé dormida

Ficciónmemoriaaudio

Me quedé dormida

No entiendo nada, estoy adormecida ante la inmensidad del mar, un mar que sentía que conocía tan bien, de pronto fue que lo dejé de oler, lo dejé de sentir y me inundó hasta lo más profundo.

Sin palabras
Sin sensaciones
Sin nada

Me dio todo lo que alguna vez necesité y ahora me encuentro a la deriva, sin saber qué hacer; esa casa que fue mía ahora se torna diferente, es por momentos que me llegan las mismas sensaciones de calor pero ahora es como una desconocida.
Me repito a mí misma que no quiero que nada se me salga de las manos, pero mientras más lo pienso, más lo siento así.

Todo se torna liquido.

Agua
Agua
Agua
Agua
Agua
Agua
Agua

Entre dedos, entre secretos
Entre el mar, entre la arena
Entre tú y yo

Miedos que se escurren de boca en boca.

Hago lo posible para decir las palabras adecuadas, quiero que la marea que habita en mí, se calme.
Y no me quiero ir, no quiero dejarlo en palabras que no me son suficientes, te veo a lo lejos y lo único que quiero hacer es acercarme.
Sé que no hay nada prometido y que nunca lo habrá.
Sé que no todo soy yo, porque una parte mía está ahí contigo, te veo sostenerla, la veo tan tuya.
Lo que menos quiero es que dejes de ser mar, porque yo también lo soy.
Vino esta tormenta que me pone en evidencia, me expone y no puedo esconderme más.
Estoy aquí, lejana, confundida, asustada, abrumada pero...

Estoy descubriendo lo que es ser Mar.