magia o suerte

magiaNo ficciónmemoria

magia o suerte

Magia o suerte, como quieras llamarle, pero magia es haberte conocido. Haber llegado a la tierrra en este universo en este espacio temporal y en esta situación como para que nos encontrásemos. Lo gracioso es que cuando hago un recuento de mi vida, no logro hacerlo sin pensarte como parte de ella. Cuando amas a alguien te conviertes un poquito en ese alguien, y yo soy un poco de ti y tu eres un poco de mi. Todas las cosas cursis de completarse las oraciones y los pensamientos pasan. Hasta te terminas expresando igual. Ser vulnerable tiene sus ventajas, porque cuando cedes y logras amar a otra persona, es como si obtuvieras superpoderes. Ahora hablo medio mexicano-chileno-argentino-venezolano (nuevas nacionalidades soon to be added). Hoy me preguntaron primero si era chilena y luego argentina. Además de pensar que simplemente es un tipo que no sabe reconocer acentos, me gusta pensar que es porque estás en mi. Estoy haciendo eso que cuando una vez vi a alguien hacerlo me pareció muy extraño pero ahora conocí a otra persona que lo hace y me parece más normal. Te estoy hablando de tu cuando eres más de una persona. Tú me completas, cuando no sabía que estaba incompleta. Tú estás, tú escuchas, tú despiertas, tú cuidas, tú amas. Te amo. No sé en qué momento esto se convirtió en una carta de amor. Cuando pienso que logré conocerte me quedo paralizada, primero porque pienso que todavía puedo conocerte más y segundo porque no imagino qué hubiera sido la vida sin haberte encontrado y quién hubiera sido yo sin ti. Porque yo soy muy yo porque tú eres tú, soy tan yo en cuanto tu eres tú que me reconoce como el yo que soy. Sí, ahí estás. Saber que ahí estás me hace sentir como lo que sientes cuando te dan un buen abrazo. Saber que ahí estás me calma. Aquí estoy también, ojalá lo sepas. Ya te lo dije, pero: gracias por existir. Gracias a tus padres por haberte tenido y tus abuelos por haber tenido a tus padres y al azar para que las decisiones o los accidentes de tus antepasados te hayan traído al mundo y te hayan traído aquí, conmigo. No sé si te conocí porque te tenía que conocer, o si fue pura casualidad y tal vez nunca te hubiera conocido. Lo que sea que haya sido, qué buena suerte. Qué loco. Qué magia. No hay palabras para expresar lo que quiero, me está costando mucho encontrarlas. Dejo esto aquí. Te amo, eres eternidad, eres magia, eres, y me encanta.