La vulnerabilidad y su vulnerador

vulnerabilidadNo ficciónmemoria

La vulnerabilidad y su vulnerador

Vulnerabilidad.

Tengo un problema con este concepto y es que siento que muy fácilmente se desvirtúa y bordea lo victimizante.
Con esto no quiero decir que nunca nos enfrentamos a situaciones en las que nos sentimos vulnerables, todo lo contrario, creo que día a día nos sentimos vulnerables y creo también que es uno de los motores más importantes de la vida, o del cambio en esta misma.

Mi problema es que no quiero abordar este tema desde la experiencia personal, desde el “me siento mal”, “me siento vulnerada” quiero abordarlo desde algo que me parece fundamental para entender mejor la vulnerabilidad, y es que esta se genera por un vulnerador.

En toda experiencia hay dos caras, en toda relación entre personas hay dos caras. En la esclavitud progresamos cuando nos dimos cuenta de que el esclavo era esclavizado por alguien, y no una forma de nacer, una forma de ser o de vivir. Así mismo cuando nos sentimos vulnerables es porque algo, o peor, alguien que nos está vulnerando, y entendamos bien esto porque no significa que por esto entonces entraremos en una justificación al drama, si no más bien un motor para detenerlo, una herramienta.

Un claro ejemplo es cuando escuchamos que se comenta que hubo una joven de 17 que fue abusada y aparecen todo tipo de comentarios machistas: “Seguramente andaba muy provocativa”, “Es que con esa falda de colegio como no le iban a agarrar el poto”, “Le pasa por andar sola tan tarde en la noche”. Siempre escuchamos como se busca la razón para entender por qué fue violada desde la víctima y nunca desde el violador.

Por más que escucho temas de vulnerabilidad, de abuso, de depresión, de angustia, de vergüenza y de muchas sensaciones que se presentan en distintas escalas día a día, pocas veces escucho donde está ese origen.
Estoy aburrida de escuchar que la víctima tiene la culpa, y es que de nuevo no quiero justificar a la víctima y darle razones para que entre a su pozo sin salida, si no más bien atacar al victimario y que todos como sociedad cambiemos esa mentalidad y lenguaje de referirnos a la víctima antes que al victimario.

Cuando entendamos que no eres vulnerable, si no que hay un vulnerador que te hace sentir vulnerable, podremos ponerle frente. Comencemos a hablar del vulnerador, del abusador, del esclavizador, del discriminador, comencemos a actuar y no a preocuparnos, aprendamos a entender por qué nos afecta y dejemos de sentirnos débiles porque de hacer frente se trata la vida.

Sofía Montealegre B

Sofía Montealegre B

Estudio, respiro y hasta duermo arquitectura, no me da el tiempo para más.

Chile