Haikus: el instante

El haiku es por excelencia el poema del instante. Es una fotografía en diecisiete sílabas, a veces de un momento en el entorno físico, a veces de un sentimiento, a veces de una combinación casi erótica entre éstos. El haiku enmarca un instante y lo eterniza; sin embargo, irónicamente advierte la fugacidad del mismo y dentro de él viven y bailan mudamente las palabras brevedad, fragilidad, intensidad, aquellas tres verdades sobre las cuales jugamos y bailamos y fingimos y vivimos acaso sin darnos cuenta.

Las meditaciones en torno al instante me han llevado a paradojas y contradicciones. Así, el instante es al mismo tiempo lo más precario y lo más firme, cada instante se fuga inexorablemente pero inexorablemente cae siempre en otro. Esto habla de una permanencia pura, de aquella magia vertiginosa que vivimos y nos vive.

El instante es éste. El instante es de una inminencia que me deja sin aliento. El instante es en sí mismo inminente. Al mismo tiempo que lo vivo, me lanzo a su paso hacia otro instante. -
Clarice Lispector

Hay un instante
que desemboca siempre
en un instante.

Huyó el instante
hacia el tiempo encarnado
en el instante.

Fuga de instantes
que es siempre percibida
en el instante.

Será el instante
antes porque está siendo
ahora que fue.

Escribo instante
y entonces este instante
es permanente.

Si no lo escribo
entonces también éste
es permanente.

.- Alonso Catalán

La imagen utilizada pertenece a xiuminimal