Editorial mayo 2018: lugares

Archivoeditoriallugares

Editorial mayo 2018: lugares

Estamos hechos de lugares, o quizá son los lugares los que se reinventan a partir de nosotros. Dentro, se desdibujan trazos que resuenan tan fuerte en la piel, en la mirada; fragmentos de bosque, tragos de luna, el humo del mar. Cada sitio tiene una memoria que respira, se desintegra en nuestras manos, y nosotros intactos, nos dejamos habitar.

Hay lugares que permanecen inextinguibles y que por más que el tiempo pase y los remoje en su espuma tácita, quedan estacionados; una infinita primavera, o el otoño más efímero. Estaciones que se deslizan como un tren por la suavidad del recuerdo. Los lugares que más atesoramos nos cobijan, nos vulneran, pero se impregna su aleteo atemporal en el óxido de nuestro silencio. Nosotros cambiamos, pero el vuelo siempre es el mismo. Hay lugares que son inmarcesibles a pesar de que nosotros nos dejamos marchitar.

Cada día, somos un lugar distinto y esperamos que llegue el momento en que éste crezca y se expanda más allá del cuerpo. Allá donde el cielo se agota y queda impresa en la boca la desnudez de otra estrella, o tal vez algún llano remoto. Pero, ¿qué hay más allá? Otro rumor, o quizá otro cuerpo. Pero todo desemboca en aquellos lugares que somos y que alguna vez fuimos. Es cierto, cada lugar deja una estela, una sensación de profunda quietud, o de incertidumbre que reseca, pero siempre se ata en nosotros como el más íntimo secreto.
Seamos ese lugar secreto.

People are made of places. They carry with them
hints of jungles or mountains,
a tropic grace or the cool eyes of sea-gazers.
Where I come from, people
carry woods in their minds, acres of pine woods.
Spring and winter
are the mind’s chief seasons:
ice and the breaking of ice. [...]

Elizabeth Brewster

Alejandra Ríos

Alejandra Ríos

Colecciono sonidos.