Destierros imposibles

No ficción

Destierros imposibles

De mi dolor han nacido alas ajenas y de mis heridas han brotado los adioses.
Sospeché que era mi cuerpo, conspirando en mi contra, dejándome sola y dispuesta a unas manos eternamente vacías. Perdí la cuenta de cuántas veces me sentí incapaz de hacer feliz a alguien más. Repitieron en exceso, justo en mi oído, que estaba demasiado rota como para desearme cerca, que era torpe para sanar y que no debía permitirme sangrar sobre quien no me lastimó. Así fue como empecé a creer injusto abrazar, entrelazar mis dedos con otros y decir “te quiero”.
Escritos sobre cada uno de mis trozos estuvieron los nombres de quienes los golpearon. Y así, en pedazos, me pensé pertenencia de ellos. Olvidé recordar que soy mía y viví la condena de los tristes que en su debilidad no han podido permanecer enteros. Porque en este país del egocentrismo, nuestro tiempo, quien no sonríe es enviado a naufragar en la soledad.
Pero la soledad es un océano donde nuestras voluntades atraviesan las olas en busca de encuentro y los náufragos coinciden. Es posible ser queridos de nuevo a pesar de que nuestra carne parezca un cúmulo de dolores amontonados.
Y al hallar dentro de la inmensa posibilidad de no hacerlo una silueta de otro, de nuevo el miedo. De nuevo el miedo a que vengan a autografiar con una herida más mi piel. De nuevo el miedo a que en lugar de ello pasen de largo. De nuevo el miedo a que me quiten la única cosa que he rescatado de este naufragio: mi libertad.
Un beso me descubre la esperanza olvidada: me enseña a quererme queriéndome él. Hay quien me tiene enfrente, me mira el nombre y lo susurra en mi cuello haciéndome saber que sigo mía… pero ya no estoy sola.
Vamos a gritarle a nuestro tiempo que se equivoca, porque de la felicidad es imposible desterrar para siempre. Somos capaces de construir en medio del mar islas donde es justo abrazar, entrelazar los dedos y decir “te quiero”.
De mi dolor también han nacido mis alas y de mis heridas también ha brotado el amor.

Imagen de shoujos

Valeria Farrés

Valeria Farrés

Caracas-Ciudad de México.