Carta editorial: el tiempo

editorial

Carta editorial: el tiempo

El tiempo nos escapa, nos elude, y cuando nos alcanza, lo evadimos de vuelta, en un tiranteo sin destino que no nos permite encontrarnos. Con el tiempo tenemos una fobia tozuda y constante; si no nos encontramos unos pasos adelantes, estamos unos atrás, pies enredados en un baile desacompasado donde no se sabe quién lleva a quién.

Este mes en Las Paltas quisimos explorar la manera en que vivimos el tiempo cuando, como la mayoría de los aspectos de nuestras vidas, tenemos hoy tanto con lo que medirlo; contra tiempo ganado en el tráfico y esperado de llegada; contra nuestro paso andante, restringido al cuerpo, el terreno y la física; contra los inicios y fines de año, de ciclos, de jornadas, de meses; contra lo rápido que se actualiza la información que recibimos y el prospecto de que no haya más.

Jon Gacnik, diseñador y programador, se detiene a mirar la cámara –"Towercam"– que transmite desde el Monte Wilson hacia las montañas San Gabriel, en California. La imagen muestra en directo los alrededores, actualizándose cada dos minutos. La posibilidad de verla en el momento, contra el enigma de aquellos paréntesis de tiempo, obliga a esperar para poder seguir observando algo en que, probablemente, no pase mucho. Y en la noche, no queda otra que esperar a la mañana para poder ver algo. La pantalla se ve negra. El día rige.

Encontradas entre todas estas variables y velocidades, nos preguntamos cómo vivimos y observamos el tiempo, qué nos rige y qué pasa si, en algún instante, nos dejamos de pisar los pies y nos encontramos en el baile.

Amanda González Alarcón

Amanda González Alarcón

Chilena paltera, 23 años. Instagram: @amandinalaandina.