Autenticidad.

Este post fue originalmente publicado hace un año A todos en el fondo nos gustan cosas de la cultura pop, y si dices que no, probablemente estás mintiéndote.

Llega a resultar curiosa la manera en la que se perciben los gustos de la gente, cómo es que el sentir cierto gusto o no hacia algo termina definiéndote a ti como persona. Hay veces que tenemos un miedo respecto a que nos agrade o no un grupo musical, una película, un artista o alguna otra cosa porque tememos la posible impresión que esto pudiese dar. Tenemos una constante preocupación respecto a qué pensaran los demás de nosotros, e incluso hay personas que preferirían que alguien sintiese desprecio por ellos que ‘darle lo mismo’. Usualmente tenemos un deseo constante por importar.

Por esto mismo existen los guilty pleasures. Se torna un tanto ridículo, ya que no logro concebir completamente el por qué uno debería de sentirse avergonzado de aquello que le gusta.

 Aquellas cosas que amamos, son las que nos permiten darnos forma y que ultimadamente se vuelven ‘tú’.

¿Entonces los guilty pleasures implican que te sientes avergonzado de ti mismo?

Esto último fue lo que me llevó a cuestionarme la manera en la que se usa tan deliberadamente este término; más específicamente respecto a lo que yo consideraba mi *guilty pleasure *en el momento: One Direction.

Tenía consciencia de que era algo que me gustaba, pero no me sentía completamente cómoda con admitirlo porque era una boyband, y las boybands son ridículas y ‘cosas para niñas’ ¿no es cierto?

Por esto verdaderamente entendí que:

  1. Sí soy mujer.
  2. Las boybands sí son bastante ridículas, pero eso no es tan malo: es parte de su encanto.
  3. En verdad no existen las ‘cosas de niñas’.

Es curioso que muchas veces las cosas que le gustan a las niñas se ven ridiculizadas. El concepto de fangirl se percibe como el grupo de niñas locas obsesionadas por algo y que no hay nada que pueda interponerse entre su pasión exorbitante que sienten por sus ídolos. Pero olvidamos que las personas que tienden a llegar a extremos inconmensurables de manera mucho más frecuente, y que no es mal visto, sino que lo aceptamos con toda naturalidad, son hombres de la mediana edad que sienten una gran afición por el deporte.

Hay un cierto gusto por las cosas que son más simples, las cosas que tienen esta naturaleza sencilla e incluso fútil, frecuentemente son mal vistas, pero también son necesarias. La simplicidad de las mismas, ayudan a que uno deje de entrar en un círculo de cosas que pueden ser desgastantes, exhaustivas incluso.

Al final, he llegado a la conclusión de que da bastante igual lo que te guste o no, frecuentemente de las cosas que más influyen respecto a si un gusto por algo es respetable o no, es tu género. Siendo mujer, existe la muy alta posibilidad de que aquellas cosas que encuentres fascinantes se vean ridiculizadas, pero que no te importe, pocas cosas resultan tan satisfactorias como mantenerse auténtico contigo mismo.

Las imágenes mostradas pertenecen a Amazing Sin en Tumblr.

Diana Valero Parra

Diana Valero Parra

INTJ. Mexicana. Diana.