al menos estás afuera

No ficciónmemoria

al menos estás afuera

-He conocido varios. Vienen muchos, ¿verdad?

Las reacciones ante mi nacionalidad son cada vez más tristes. Tal vez me esté reflejando. La gente me ve con una mezcla de curiosidad y falso ánimo, cubriendo lo que parece lástima.

-Al menos estás afuera.

Suelo responder de manera sarcástica. Parece más adecuado que llorar.

-¿Cuánto llevas viviendo aquí?
-Cinco años.
-¡Saliste justo a tiempo!

¿Cómo le digo que todos piensan eso cuando salen?

Lo violento se vuelve cotidiano. Las personas son otra pieza de negociación. Las puertas se van cerrando para millones que tratan de buscar otra oportunidad.

-Las venezolanas son bonitas. Por mi que vengan todas las venezolanas.

Hay quienes siguen negando lo que pasa. Otros lo culpan a otros países. Justifican al gobierno. Me parece inhumano.

-¿Tienes familia allá? ¿Vas mucho? ¿Cómo es? Me encanta tu acento. El otro día comí arepas.

Yo he tenido muchísima suerte. La gente me hace sentir bienvenida. No estoy segura de cómo me ven, pero me tratan muy bien. Espero que muchos logren llegar a donde quieran y los traten como en casa.

Imagen de AFP