A la orilla del cuerpo

Ficciónpoesía

A la orilla del cuerpo

Si los dos
habitáramos este
mar, crecería
a la orilla de un cuerpo.
Amanece.

Si supiéramos amar
como lo hacen en las
lejanas tierras
donde la arena se hace lunar
en la piel del silencio,

Si pudiéramos,
aunque fuese por unos instantes
abrir el ojo del agua y
hallarnos en ese
cuerpo,
peinar siluetas con
la lengua
tenue, evanescente,
que se oculta en
el verbo del cielo,

Si fuésemos capaces,
por unos instantes,
de volar sobre
sueños inmarcesibles
que se desdoblan
como una seda
dulce en la aspereza
de la realidad,

Encontraríamos
que el alma humeante
se asoma,
nunca termina,
germina el follaje de
un lenguaje
que olvidado,
nos envuelve.

Cuerpo.

(Fotografía por Marta Bevacqua)

Alejandra Ríos

Alejandra Ríos

Colecciono sonidos.